Sala de Prensa
Información para medios de comunicación.

EL ROBO EN EL RETAIL

ALTO México es quien proporciona el servicio de pérdidas y merma a cierto número de tiendas de conveniencias, supermercados y tiendas de autoservicio, por lo que son los responsables de darle un procedimiento justo a las denuncias que la tienda hace.  Se sabe que el robo es un delito y que este debe ser castigado, por lo que quien está en la cárcel, simplemente está pagando un acto que no debió cometer y que conforme a las leyes está siendo procesado o en dado caso pagando con cárcel.

Se tiene en los registros de ALTO México que el mayor número de robo es en electrónicos, segundo de artículos de uso personal, por lo que la comida o mercancía perecedera tiene un número muy bajo dentro de estas estadísticas., en el caso de los “robos famélicos”, han sido casos aislados que no llegan a ser procesados legalmente, los que sí, es porque son reincidentes que visitan las tiendas de manera constante para adquirir mercancía sin pagar.

Dentro de todo el historial que hay de las denuncias de los supermercados en México, se han reportado en 2013 4,901 incidentes referentes a robo simple y en los mismos términos en 2017 se reportaron 7,331 incidentes, lo que nos hace saber que el delito si incrementa, a pesar de todas las medidas preventivas que las tiendas adoptan.

En la actualidad hay muchas tiendas de retail que pagan por seguridad y porque se les de continuidad a quienes cometen un delito, y ellos NO meten a nadie a la cárcel, lo hace la justicia, tal como lo dicta el Código Penal. Si no hay asesinos o secuestradores en la cárcel es porque no hay denuncia, por lo que comenzar con algo tan pequeño como un robo a supermercado puede frenar acciones delictivas más grandes.

Existen supermercados preocupados por el bienestar de sus clientes, tanto así que paga por tener tiendas seguras donde los consumidores se sientan tranquilos y por este tipo de preocupación es que se contratan servicios integrales como ALTO México, el cual no es un ministerio público o un establecimiento justiciero, es una empresa dedicada a resguardar los bienes patrimoniales de la tiendas de retail que sufre de robos, pero que preocupados por detenerlos, los lleva hasta sus últimas consecuencias que en este caso es la cárcel.

A seis años de operación en México, ALTO tiene en sus reportes que de 2013 a 2017 los incidentes por robo a supermercados ha subido un 149.5%, esto no sólo por la razón de que los delitos hayan incrementado, sino que la denuncia es la que ha crecido, la mentalidad de no dejar impune los actos ilícitos ha cambiado y ahora se esperan sanciones que castiguen hechos que afectan tanto la economía de las empresas como la integridad de quienes son víctimas.

Es por eso que, entre otras cosas,  en México, el sistema de administración de justicia penal más moderna (reforma procesal penal) ofrece distintas respuestas, (más proporcionales) y no sólo cárcel, frente a determinadas  conductas. De esta manera ante un robo simple se aplicará una salida alternativa (acuerdos reparatorios o suspensiones del procedimiento a prueba) sanciones que no implican cárcel para los primo delincuentes, lo que permite la reinserción social, evita el sobre poblamiento carcelario y  se da una respuesta ponderada por parte del ordenamiento jurídico frente una conducta  no grave, asimismo en caso de que el persona sea reincidente se le condenará a una pena de prisión.